Los trazos del grafito, la tensión de un hilo negro enredado y la textura del lápiz litográfico hacen visibles los pensamientos.